Feng Shui para el Dormitorio



Cuanto más tiempo pasamos en un determinado lugar, éste se convierte en más importante e influyente desde el punto de vista del feng shui. Por lo tanto el dormitorio es uno de los lugares de la casa más importantes para el feng shui. Un buen dormitorio debe proveer básicamente dos cosas: intimidad y descanso.

La posición de la cama es esencial y debe seguir los siguientes criterios:

La cabecera debe tender a ocupar el rincón más alejado de la puerta y la cama no debe estar en línea recta con la puerta.

La cama debe tener respaldo. No debería haber ventanas o espejos detrás de la cama. Si hay una ventana colócale cortinas bien pesadas, si hay un espejo, muévelo a otro lugar.

Tampoco debería haber nichos o estanterías sobre la cabecera, ni cuadros con marcos muy pesados.

Es preferible que no haya nada colgando sobre la cama. Si esto fuera inevitable, procurar siempre que se trate de cosas livianas, Nunca elegir arañas que tengan una punta hacia abajo.

Una regla clásica del Feng Shui dice que no debe haber más de un espejo en el dormitorio y que uno no debe verse desde la cama mientras está acostado.

Más allá de las explicaciones, es buena idea atenerse a esta regla. Los espejos deben tratar de ubicarse siempre donde nos devuelvan la mejor imagen de nosotros mismos.

El cielo raso del dormitorio no debe ser muy alto, pero tampoco debe inclinarse sobre la cama. Si tu dormitorio tiene el cielo raso muy alto considera la posibilidad de usar un dosel.

Al mudarse, cambiar de pareja o iniciar un trabajo nuevo es ideal cambiar de cama o al menos cambiar la ropa de cama.

Es muy importante lo que se pone sobre la mesita de luz : se deben disponer objetos (fotos, recuerdos) que ayuden a mantener un estado de ánimo óptimo. Evita tener cualquier cosa relacionada con tu trabajo o con obligaciones incumplidas (por ejemplo: facturas pendientes).

Reduce al mínimo indispensable el número de aparatos electrónicos en el dormitorio.

Si hay un baño contiguo al dormitorio, la cabecera de la cama no debería apoyarse sobre la pared que da al baño. Si no queda más remedio que sea así, reviste la pared del lado del dormitorio con corcho o tela.

La cabecera de la cama debe orientarse hacia una dirección favorable.

Aunque considerar todos estos factores a la vez puede ser complicado, si duermes bien y no tienes problemas de salud crónicos, puedes asumir con bastante confianza que el lugar en donde duermes tiene "energía positiva", al menos para ti.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...